No sólo un buen escaparate cuenta, la fachada puede convertirse en un buen reclamo a la hora de captar nuevos clientes y causar sensación.